¿Y si les enseñamos a ser felices?

De niños,  ¿cuantos de nosotros hemos sentido la presión de ser algo o alcanzar ciertas metas por parte de nuestros adultos más cercanos? ¿Recuerdas la frustración de algún sueño o meta porque tus padres, abuelos, tíos, profesores, te presionaban para hacer algo que no querías; Y promocionaban otra profesión que no era tu pasión? Creo que si no lo has sufrido en primera persona, seguro que conoces a alguien que haya pasado por esto.

Ahora con la llegada de Mateo, observo mucho a los padres y escucho muchas conversaciones en el parque. Conversaciones cómo: “mi hijo va a chino, karate, fútbol y le tengo un tutor para que saque solo 10.” “Uy, pues yo a Juan lo tengo cogiendo francés desde los 2 años y nos va fenomenal. La meta es que tenga mínimo 3 idiomas”…Y así todo un despliegue de metas, agendas y más metas de cosas que estos niños tienen que aprender antes de x edad para que cumpla las expectativas de estos padres. Bien, no tiene nada de malo en que queramos que nuestros hijos tengan lo que no pudimos tener, o que podamos ofrecerle más opciones. Pero, ¿ Cuando tiene el niño tiempo para ser feliz? Tiempo para jugar, para ensuciarse, para reír, para que le cuentes algún cuento… tiempo para ser niño.

Creo que se nos olvida que esta etapa es muy corta. Que al final como todos hemos podido ver las calificaciones o exámenes no definen la inteligencia ni los valores de una persona. Que no vale de nada memorizar si no sabemos analizar. Creo que he llegado el momento de volver a añadir valor a lo que realmente importa. Valor a los momentos de hacer nada con mamá y papá.

La próxima vez que alguien te venga con:” uy pues a mi hijo le están enseñando árabe”. Tranquilamente sonríe y responde:”nosotros en casa le estamos enseñando a ser feliz”.

¿Qué gano?

A veces nos pasamos la vida acumulando “victorias”de argumentos o peleas que al final no nos llevan a ningún lado. La próxima vez que te veas tentada(o) a entrar en una discusión que parece no tendrá fin, antes de continuar pregúntate: “Si gano este argumento, ¿qué gano? “. Piensa si realmente te aporta algo. Si sacarás algún provecho. O si por el contrario simplemente sentirás la adrenalina del momento y terminarás luego sintiéndote mal por cómo se han dado las cosas….Cuando tengas una respuesta, sabrás qué hacer.

 

-La Señorita Prym ❤

Smile for Monday

One of the worst experiences I’ve had to endure in my life was when I was working at a place that was a deadend , I was under a legal dispute with them and still I had to go in everyday to a place where I was clearly not wanted. I had to go and put my best face forward. Everyday I waited for them to give me tasks that were clearly not a part of my duties, but they where being given to me to put more pressure and see if I finally left. Regardless of what was going on, I always chose to smile, this was the only thing I could do to keep me sane. To help me feel good. I was in a little office, I was put there to have no contact with anyone.

I would take a notebook to write ideas that would pop into my head, things that worried me or just positive messages. The days that were the hardest I would listen to a little bit of music ( leaving one ear out just in case anyone needed me. Of course they never did) or I would listen to positive videos I would find on YouTube or that my sister would send to me.

The importance of smiling when I wanted to cry was crucial to helping me defeat the situation I was living. Because even when I was losing it, I would smile and my mood changed. The message we are sending pur brain when we do that is: If I’m smiling is because I have reasons to smile.

Maybe you hate your job, maybe you are not happy today when your alarm clock goes off and you realize where you are going today. A place you don’t want to be at, with people you don’t want to be with, doing something you don’t want to do. And maybe that is completely out of your control. But you know what is under your absolute control? The attitude you continue to have when all of this is going on. Your happiness, your positivism, your smile. Thos three things you can always take with you, and no one can take away from you.

This morning, if you feel tempted to losing it, smile. Smile even if you don’t feel like it. I guarantee it will not take long for your brain to start sending messages to the rest of your body to make you feel good.

Happy Monday!

-La Senorita Prym ❤

Lunes de sonrisas…

Una de las peores experiencias por las que pase en mi vida fue cuando estaba en un trabajo donde no había salida, estaba en una disputa legal con ellos y tenía que ir todos los días a un lugar donde claramente nadie me quería allí. Tenía que ir día a día y dar mi mejor cara. Esperar a que me dieran algo para hacer o no. Esperando que me enviaran cosas que claramente no eran parte de mi descripción de trabajo, pero que lo hacían para ejercer presión. Para ver si me cansaba y me iba. De todos modos escogía sonreír. Escogía sonreír porque era lo único que podía hacer para mantener mi cordura. Lo único que podía hacer para sentirme bien. Estaba en un despacho apartada de todos. Para que nadie me viera y yo no pudiese ver a nadie.

Me llevaba un cuaderno para escribir ideas que se me ocurrían, cosas que me preocupaban o pensamientos positivos. Los días más difíciles ponía en el móvil algo de música ( dejando siempre un oído al descubierto por si alguien me quería decir algo; Cosa que nunca pasó) o escuchaba mensajes positivos que me enviaba mi hermana o buscaba en youtube.

La importancia de sonreír aún cuando quería llorar fue crucial para poder vencer la situación que estaba viviendo. Porque aún cuando estaba viniéndome abajo, sonreía y mi estado de ánimo cambiaba. El mensaje que le estamos enviando al cerebro es: Si estoy sonriendo es porque hay razones para ser feliz.

Puede que odies tu trabajo, puede que no te sientas feliz hoy cuando sepas que al sonar el despertador tendrás que ir a un lugar donde no quieres estar, con personas que no quieres estar, haciendo algo que no quieres hacer. Y puede que esto no esté en tu control. Pero,  ¿Sabes qué está en tu absoluto control? La actitud que tengas ante todo esto. Tu felicidad, tu positivismo, tu sonrisa son cosas que las puedes llevar contigo y te las puedes tatuar con tinta indeleble para que nunca, nunca, te dejen.

Hoy si sientes tentación de venirte abajo, sonríe. Sonríe aunque no sientas deseos. Te garantizo que no le tomará mucho tiempo a tu cerebro para que empiece a enviar mensajes al resto de tu cuerpo para que te sientas mejor.

-La Señorita Prym ❤

La vida…

La vida es lo que te pierdes cuando no paras de quejarte, cuando escoges no sonreír, cuando escoges no disfrutar, cuando escoges no contar las bendiciones que te rodean. La vida nunca va a ser perfecta pero no por eso vamos a dejar de vivirla al máximo.

No tengas miedo que también es bueno soñar despiertos….

-La Señorita Prym ❤

A little time for myself

More often than not I feel like I need to take a turn even if it’s just to have breakfast. I can sometimes feel like my time is everyone else’s but mine. I can come to feel like I’m not even there. Every step, every corner I tidy up, every meal I prepare, every stroll in the park and even every bedtime story. But when I start to feel like I’m losing myself in everyday things I remind myself that my time, is still mine. I remember that every time I share my breakfast with Mateo it tastes better. Every time I tidy up the place I do it for the team, not someone in particular. Every time I prepare a meal, I’m feeding us better. And last every time I read a bedtime story I’m investing my time on a unforgettable experience, too short for my test. But unforgettable because of what it represents.

When I feel tempted to feel like I’ve lost myself, I remind myself that I’ve transformed my time in a chain of different experiences that I share everyday with my family. And it’s there where I feel like my time es everyone’s I stop missing it and realize that I didn’t lose it and that I don’t need more.

Don’t just focus on what you miss  when you don’t do things by yourself. Try to see what you gain when you share your time with the people you love. And then maybe you’ll realize that if you want to time can be endless.

-La Senorita Prym

 

 

 

…Un poco de tiempo para mí

Muchas veces pareciera que necesito tomar turno hasta para sentarme a desayunar. Muchas veces puedo llegar a sentir que mi tiempo es de todos menos mío. Muchas veces siento que paso desapercibida. Cada paso, casa rincón que recojo, cada plato de cocina, cada paseo por el parque y cada cuento nocturno antes de dormir. Pero cuando empiezo a sentir que me voy perdiendo entre las cosas del día a día recuerdo que mi tiempo sigue siendo mío. Lo único que ahora lo comparto de otra manera. Recuerdo que cada desayuno que comparto con Mateo sabe mejor, cada vez que recojo es para el equipo no para nadie en particular, cada vez que cocino nos alimento a todos más y mejor, por último cada vez que leo un cuento antes de dormir invierto mi tiempo en una experiencia inolvidable, muy corta para mi pesar. Pero inolvidable por lo que representa.

Cuando me siento tentada a sentir que me perdí, recuerdo que mi tiempo lo he transformado en una cadena de experiencias que comparto todos los días con mi familia. Y ahí cuando siendo que mi tiempo es de todos dejo de sentir que me hace falta, que no lo perdí o que necesito más.

No veas solo lo que pierdes cuando dejas de hacer algo tu sola. Intenta ver lo que ganas cuando compartes tu tiempo con las personas que amas. Y quizás así te des cuenta de que el tiempo también puede ser infinito.

-La Senorita Prym

¿Qué te está diciendo tu respiración?

Una de las cosas que he aprendido a raíz de descubrir que padezco de ansiedad es a estar consciente de mi respiración. La respiración es una de las cosas a las que rara vez le prestamos atención pero que frecuentemente nos intenta decir cosas sobre cómo nos encontramos, muchas veces sin éxito.

Mientras más rápida sea nuestra respiración, tendremos menor control de nuestras emociones. Es decir, cuando estamos molestos, nerviosos, con molestia, ira, ansiosos, etc. Nuestra respiración se acelera. El aire entra peor a nuestros pulmones, empiezan las palpitaciones etc. Estoy segura que por lo menos alguna vez en la vida has experimentado esta sensación. Que no importa cuán rápido respiremos no logramos que el aire llegue lo suficientemente rápido y por más que intentamos parece que nuestras emociones se apoderan de nosotros.

Bien, lo que voy a decir a continuación de ninguna manera es fácil de hacer y de ninguna manera debe ir por encima de alguna recomendación médica (de existir alguna). Lo que mejor me ayuda en estos momentos es intentar, por todos los medios, de controlar mi respiración. Hacer una respiración larga, profunda, controlada y una exhalación igual de larga, igual de profunda e igual de controlada. Voy repitiéndolo cuantas veces sea necesario hasta que sienta que mis palpitaciones vuelven a ser normales, y me voy sintiendo mejor.  Creo fielmente que la respiración es una de las mejores maneras que tiene el cuerpo de dejarnos saber si algo no anda bien. ¡En situaciones donde mi ansiedad se potencia, tiendo hasta aguantar la respiración de manera inconsciente! Esto claramente es una alarma para decir: Detén todo lo que estás haciendo y pon atención a lo que tu cuerpo está tratando de decirte. Si te parece demasiado difícil cuenta hasta 5 mientras inhalas lentamente y cuenta hasta 5 mientras exhalas lentamente. Mi experiencia es que al repetirlo varias veces, empiezo a sentirme mejor.

No es una regla, pero dependiendo de cómo estés respirando puede estar directamente relacionado a cómo te sientes.

Y tu respiración, ¿qué te está diciendo?

-La Senorita Prym

Your week, your purpose

I like to start my week of with a purpose. I like to know exactly what I expect to accomplish this week, organize myself and verify that everthing is in order so that it is a a success.

To accomplish that I use a lot of lists. I love them! I use them for practically everything. For my month, my weeks and my days. And then I modify each list depending on how the days are flowing. That’s how I maintain my purpose in check. I decorate my list, I fix it, make it visible, whatever I feel like. I make sure it doesn’t blend in with everything else I have on my desk.

Today as I write is sunday. I sit down and I organize my week. I think precisely what I want to do every day, I like to give my week a purpose. Have you given any thought on what you want to accomplish this week? What I love about this exercise is that it helps me not feel like I’m surfing in life, without any traced path, I feel like everything has a purpose.

Even if you didn’t make a similiar exercise yesterday, today before your day starts ( and even if your day began already) try this: think about what you want to accomplish this week. Maybe eat better, maybe start a new proyect that you have in mind, maybe you want to start walking 20 minutes everydauy…It doesn’t matter what you want to accomplish, the important thing is that you start of your week with a clear idea, an organized idea of what it is that you so desperately want. Make a mental note, keep it present in your agenda. The important thing is that you fill your week with a purpose. I guarantee you this will flow like never before.

-La Senorita Prym ❤

Tu semana, un propósito

Me gusta empezar la semana con un propósito. Me gusta saber exactamente que espero lograr esta semana, organizarme y verificar que todo esté en orden para que sea un éxito.

Para eso uso mucho las listas. ¡Me encantan las listas! Las uso para prácticamente todo. Para el mes, las semanas y los días. Y voy modificando cada lista dependiendo cómo vayan fluyendo los días. De esta manera me va quedando claro siempre el propósito. Decoro mi lista, la arreglo, la hago visible, en fin. Hago todo lo posible porque no pase desapercibida.

Hoy domingo, me siento y me organizo. Pienso exactamente lo que quiero hacer cada día, me gusta darle un propósito a mi semana. Siento que, al hacerlo así, encamino mejor mis días. ¿Te has detenido a pensar alguna vez que quieres lograr esta semana? Lo que me gusta de este ejercicio es que me hace sentir que no voy navegando por la vida sin rumbo, sino que siento que todo tiene una finalidad.

Aún si ayer no hiciste este ejercicio, esta mañana antes de empezar tu día ( da igual si ya lo has empezado) intenta lo siguiente: Piensa qué te gustaría lograr esta semana. Quizás comer mejor, quizás empezar un proyecto que tienes en mente, quizás salir a caminar 20 minutos todos los días…en fin. No importa que qué es lo que quieras lograr, lo importante es que empieces tu semana con una idea clara, organizada de eso que tanto quieres. Quizás tu meta sea tan sencilla como sonreír más. Haz una nota mental, tenlo presente en tu agenda. Lo importante es que llenes tu semana con un propósito. Te aseguro que las cosas fluirán de otra manera.

-La Senorita Prym ❤