Lunes de sonrisas…

Una de las peores experiencias por las que pase en mi vida fue cuando estaba en un trabajo donde no había salida, estaba en una disputa legal con ellos y tenía que ir todos los días a un lugar donde claramente nadie me quería allí. Tenía que ir día a día y dar mi mejor cara. Esperar a que me dieran algo para hacer o no. Esperando que me enviaran cosas que claramente no eran parte de mi descripción de trabajo, pero que lo hacían para ejercer presión. Para ver si me cansaba y me iba. De todos modos escogía sonreír. Escogía sonreír porque era lo único que podía hacer para mantener mi cordura. Lo único que podía hacer para sentirme bien. Estaba en un despacho apartada de todos. Para que nadie me viera y yo no pudiese ver a nadie.

Me llevaba un cuaderno para escribir ideas que se me ocurrían, cosas que me preocupaban o pensamientos positivos. Los días más difíciles ponía en el móvil algo de música ( dejando siempre un oído al descubierto por si alguien me quería decir algo; Cosa que nunca pasó) o escuchaba mensajes positivos que me enviaba mi hermana o buscaba en youtube.

La importancia de sonreír aún cuando quería llorar fue crucial para poder vencer la situación que estaba viviendo. Porque aún cuando estaba viniéndome abajo, sonreía y mi estado de ánimo cambiaba. El mensaje que le estamos enviando al cerebro es: Si estoy sonriendo es porque hay razones para ser feliz.

Puede que odies tu trabajo, puede que no te sientas feliz hoy cuando sepas que al sonar el despertador tendrás que ir a un lugar donde no quieres estar, con personas que no quieres estar, haciendo algo que no quieres hacer. Y puede que esto no esté en tu control. Pero,  ¿Sabes qué está en tu absoluto control? La actitud que tengas ante todo esto. Tu felicidad, tu positivismo, tu sonrisa son cosas que las puedes llevar contigo y te las puedes tatuar con tinta indeleble para que nunca, nunca, te dejen.

Hoy si sientes tentación de venirte abajo, sonríe. Sonríe aunque no sientas deseos. Te garantizo que no le tomará mucho tiempo a tu cerebro para que empiece a enviar mensajes al resto de tu cuerpo para que te sientas mejor.

-La Señorita Prym ❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: