Castillos de la nada

Uno de los comentarios ( acompañados de miradas que dicen : “que raros son”) que más nos hacen es: “¿Pero, no le dejas el móvil? ; O sea que tampoco ve nada de televisión? ¿Pero nada, nada?” . Y nosotros con mucha paciencia les explicamos que pensamos que Mateo es todavía muy pequeño ( 18 meses) y necesita aprender muchas cosas antes de aprender a usar un móvil o sentarse a ver televisión. Sería más cómodo para nosotros claro, pero bueno ese es otro tema, para otro día. Porque este post no es para entrar en un debate a favor o en contra del uso de la tecnología en los peques. Este post surge a raíz de la pregunta que le sigue a la anterior:”¿Y entonces, qué hacen para entretenerle?”. Muy sencillo. Todo lo demás. Damos rienda suelta a la imaginación. Y claro, por supuesto que alguno que otro día nos volvemos locos. Pero bueno esa locura se cura con un viaje directo al parque.

image2-5.JPG

El jueves pasado compramos un frigorífico nuevo, y cuando el viernes me disponía a romper la caja me di cuenta de que Mateo intentaba captar mi atención para jugar a esconder entre la caja. Rápidamente se despertó en mi la niña que llevo dentro, y que saco a pasear más a menudo de lo que debería. ¡ Haremos una casa-castillo! Pensé. Y cuchillo en mano, me puse a la obra.

Mateo está encantado con su casa-castillo de cartón. La hemos puesto en su habitación y la hemos empezado a decorar. Lo que quiero transmitir con esto es que, muchas veces queremos darles tantas cosas a los niños para entretenerlos y para que se estén tranquilos que optamos por las herramientas de último modelo. Lo más caro. Lo más in, lo más cool. Y olvidamos la herramienta más sencilla y más útil que todos tenemos: la imaginación. Si la política en casa hubiese sido otra, probablemente no hubiésemos construido nuestra casa-castillo un viernes en la tarde. Así, como de la nada. Así, del aire. Esa tarde la caja, hubiese sido una caja más y directo al reciclaje. No creo que Mateo necesite más ahora mismo que unas buenas risas en la casa-castillo de cartón. Y francamente, creo que nosotros tampoco.

La próxima vez que alguien me pregunte qué hago para entretener a Mateo si no le doy el móvil ni le doy la televisión, no me quedará más remedio que contarle que en los momentos que parecen más cotidianos nos dedicamos a construir castillos de la nada.

-La Senorita Pyrm ❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: