Mamá

Se que estás cansada. Se que pasan muchas horas donde inviertes tu tiempo en todos menos en ti. Se que junto con todo el amor que trajo el convertirte en mamá también vino el miedo y la inseguridad. Un constante preguntarte si lo estás haciendo bien, si lo puedes o lo pudiste haber hecho mejor. Se que hay momentos en los que quisieras gritar pero escoges sonreír porque te das cuenta en el último segundo de que estos momentos no se repiten. Que son únicos. Que aunque las malas noches ya las arrastras contigo a todos lados, creas con tu mágica sonrisa y un perfecto abrazo el mundo más bonito y más seguro para tú bebé.
Mamá, no eres perfecta. No seas tan dura contigo misma. Estás haciendo todo cuanto puedes, lo mejor que sabes hacerlo. Y lo que es mejor, con todo el amor del mundo. Día tras día das todo lo mejor de ti y lo único que quieres recibir a cambio es la satisfacción de saber que tu bebé está sano y es feliz.

Mamá no juzgues a otras mamás. Todas vivimos la maternidad de maneras distintas. Puede que nuestros caminos sean distintos, pero te aseguro que todas vamos hacia la misma meta. Tener un niño feliz. Recuerda que la maternidad puede ser muy solitaria  de por sí. No necesitamos comentarios que nos aíslen una de otras. Tampoco miradas tajantes.

Mamá, si al igual que yo te has ido cinco minutos al baño tan solo para despejar la mente. Si al igual que yo has llegado a sentir que no sabes qué hacer. Si al igual que yo sabes lo que es no pegar un ojo porque tu pequeño(a) tiene fiebre. Si sabes lo que es andar con las uñas a medio pintar, una coleta mal hecha y un vaquero que por alguna razón que desconozco siempre, siempre, tiene alguna mancha de algo. Un algo que no sabes qué es, solo que unas pequeñas manitas hicieron que esa sustancia extraña llegara hacia allí. Y sin rechistar, sin resoplar, haces todo. Todo con la combinación ojeras-sonrisa más fabulosa del mundo. ¡Felicidades! Eres perfecta en todas tus imperfecciones.

Mamá hoy no es tu día. Todos los días son tus días. Eres especial todos los días. Incluidos esos días que sientes que todo lo que haces pasa desapercibido. Incluidos los días que llegas a casa sintiéndote culpable porque otra vez se quedó dormido(a) sin que pudieras ser tú quien le dieras un beso de buenas noches. Incluidos los días que quisieras ser tú quien ve su primer x pero tienes que conformarte con una foto o video porque no puedes estar ahí para presenciarlo. Por que tienes que trabajar.

Mamá se que puedes sentir que de repente tu papel se multiplicó y se dividió. Casi de un día para otro dejaste de ser tú para convertirte en tus mil “yo”:  Mamá, mujer, pareja, amiga, mujer trabajadora, hermana, hija, nieta, vecina, ciudadano…. Todo, sin perder tu esencia. No te preocupes, se que más pronto que tarde nos volveremos a encontrar todas de nuevo. Mientras, intentemos no olvidarnos del “yo ” mujer, como individuo. Creo que a esa es a la menos tiempo que le dedicamos. Pero también se que eso cambiará.

Espero que cuando leas esto, sepas, que no estás sola. Que te entiendo. Entiendo que nos tocó ser mamá en tiempos complicados. Entiendo tu preocupación, entiendo tu locura y entiendo tu inmensa felicidad.

Mamá hoy celébrate, porque igual que el lunes pasado o 3 meses a partir de ahora, es tu día. Es tú vida. Toda la vida. Siempre serás mamá.

 

❤ La señorita Prym

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: