Un “no” también es una respuesta a una oración.

Recientemente he estado en proceso de mil entrevistas para conseguir un nuevo empleo. Una compañía en particular me encantaba, sentía que era perfecto para mi y para mi circunstancia…. Como se habrán dado cuenta, soy creyente. No soy para nada experta la Biblia y peco igual o más que cualquier hijo de vecino, pero eso no me cohibe al momento de orar. Le he pedido a Dios con fe que me encamine por donde debo ir, que me lleve al lugar indicado. Ayer recibí la llamada de que al final no había sido la candidata escogida. Por un momento sentí tristeza pero, rápido me di cuenta de que ese “NO” también era una respuesta a mi oración. Y probablemente a la oración de esa otra persona que también estaba optando por ese trabajo. Quizás ella lo necesitaba más que yo, quizás no me convenía, quizás Dios esta moviendo las fichas para llevarme a donde Él quiere que esté, quizás todas las anteriores. Esto es lo curioso de la fe,”la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve.
Hebreos 11:1″. Lindo día!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: