Todos nuestros amores son nuestros primeros amores.

“Todos nuestros amores son nuestros primeros amores“, es una expresión que cuando era niña escuchaba a mi madrina decir en más de una ocasión. Realmente nunca entendía a qué se refería.

“Pero, primero solamente puede ser uno”-pensaba yo sin más.
Ahora puedo decir que entiendo perfectamente a qué se refería.

Cuando eres muy jovencito piensas que solamente te enamoras una vez por primera vez y aunque en cierto modo por razones obvias esto es totalmente cierto, mientras te vas haciendo mayor, comprendes una idea un tanto más romántica y te das cuenta que esto no es enteramente cierto.

Permíteme que me explique, es que después de sentarme tranquilamente analizar lo que siempre me decía mi madrina me di cuenta que sin duda alguna a lo largo de nuestra vida tenemos muchos “primeros”. Tenemos muchos primeros besos, muchas primeras caricias, muchas primeras miradas de complicidad, muchas primeras caminatas tomados de la mano,muchos primeros saltitos del corazón, muchas primeras mariposas, muchas primeras emociones, expectativas,alegrías y cómo no, también tristezas muy característica de cualquier amor, por más perfecto que sea. Y es que cada persona que nos atrevemos a amar es diferente, la historia juntos empieza y quizás termina muy diferente a las demás.

En algún momento se nos quedó clavada una idea, un poco falsa de que solamente tienes una oportunidad detener ese gran super amor. Sin embargo mi experiencia me dice que nos volvemos a enamorar, sólo que no siempre es igual. Cada persona, aunque luego caiga en la lista negra de los ex que odiamos, fue especial en su momento. Pongámonos serios y asumamos responsabilidad, sabes muy bien que esa persona que hoy no puedes ni ver, que aveces ni aceptas, en algún momento de tu vida y te hizo saltar el corazón más de una vez. Pero no pasa nada, fue tu primer amor, igual que lo será el próximo. Y no por ser el primero en número significa que será el más especial. Si algo he aprendido es que mientras más pasan los años no sólo amamos más pero aprendemos a amar mejor. Con cabeza. Eso sí, sin perder la mágica locura característica de todos nuestros primeros amores. La espera absurda de una llamada o un texto. Seguida por esa sonrisa picaresca, tal cual quinceañera, cuando resulta que el texto era de la persona que esperabas. Ese, “qué guapa estás”. Pero que no viene de cualquiera, sino de esa esa persona que hace que el corazón baile. No vale si viene de otro lado. Tiene que venir de esa persona para realmente sentir que es así, que hoy estás muy guapa.

Incluso ahora que soy mamá, Mateo es mi primer amor, pero estoy consciente de que si algún día tengo otro bebé tendré otro primer amor, y que aunque quizás no los ame de la misma manera estoy segura que a los dos será con intensidades igualmente especiales diferentes pero especiales y únicas entre sus diferencias.
… Que no importa si tienes 15, 25,35 40, y seguimos sumando, siempre existe la posibilidad de que vuelvas a tener un primer amor. Que es mentira lo que nos han contado, y que no tenemos porque tener miedo, que cuando de amor se trata no existen reglas, eso sí ya deberías saberlo.

No importa cuál sea tu historia. Ama! Pero hazlo de verdad! Como si nunca te hubieran herido. Después de todo, todos nuestros amores son nuestro primer amor.

-La Señorita Prym 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: