Ayúdate que yo te ayudaré…

” Ayúdate que yo te ayudaré” es una frase que vengo escuchando desde que tengo uso de razón. Mi madre siempre la decía y la sigue diciendo… Aunque estoy consiente de lo que implica creo que muchas veces es más fácil quejarnos y dejar que nos lleve la corriente.Vencernos un poco ante las preguntas: ¿ Por qué a mí? ¿ Qué he hecho para merecer esto?

¿ Por qué no logro ser feliz? ¿ Por qué no logro encontrar trabajo, casa, estabilidad, salud, amor…? Y seguiría con mil preguntas. ¿Por qué? Y por lo general, una conversación con mi madre terminaría en un: ” ponlo todo en manos de Dios hija y el tomará el control”.

Soy una persona impaciente, me gusta saber el próximo paso que daré y me gusta ver los resultados rápido. Y muchas veces, cuando desespero,me encuentro a mí misma pidiendo a Dios por lo mismo que se supone que ya dejé en sus manos y ahí me doy cuenta de que la fe está fallando.

Cuando hay fe plena, completa, debemos confiar que eso por lo que ya pedimos, lo que hemos puesto en las manos de Dios ya está en camino, ya ha sido escuchado, ya Él ha puesto en marcha su plan divino para nosotros.  Cuando pedimos algo con fe debemos olvidarnos de ese problema, dejarlo ir. Y cuando ese problema intente colarse en nuestros pensamientos afirmar “esto ya está solucionado para mi bienestar” ” esta petición ha sido escuchada”. Aquí entra en juego el  tan sonado ” ayudate”.  Siempre esperamos recibir las bendiciones, siempre pedimos ayuda. Pero, ¿Nosotros que hacemos? ¿Estamos siendo pro activos en nuestra manera de pensar? ¿ Estamos realmente posicionándonos como personas que saben y reconocen que serán bendecidos a cada momento?  Creo que debemos poco a poco cambiar el “chip” y realmente volvernos proactivos  en nuestra relación de fe. No sentarnos a lamentar nuestra ” mala suerte”, nuestra desgracia y nuestra tristeza. Si realmente tenemos fe debemos actuar como personas que saben que son bendecidas. Empecemos por lo pequeño pero lo principal; El sentirnos agradecidos, levantarnos con alegría, ver todas las bendiciones, lo bueno, lo que tenemos, por más pequeño que parezca. Te aseguro que tu actitud para el día empezará con el pie derecho y estarás aportando a ese ” ayudate”. Sal, anímate, busca la felicidad de manera pro activa, como persona de fe.

Creo fielmente que seguimos atrayendo lo que manifestamos y si solo manifestamos lo negativo ahí nos quedaremos. Haz la oración, pide con fe y déjalo ir. Dios ya te escuchó. Ahora haz tu parte y ayudate! Y empieza a recibir las bendiciones.

 Que tengan una maravillosa semana!
La señorita Prym ❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: