El bebé está hospitalizado; crónicas de unos padres primerizos. 

English Version

Son las dos de la tarde aquí en Madrid. Hace ya 48 horas desde que me di cuenta de que Mateo tenía fiebre. Inmediatamente fuimos al doctor sabiendo que, al no tener todavía los tres meses, una fiebre debe tratarse con seriedad. Cuando llegamos parecía estar bien en la exploración pero de todos modos nos enviaron al hospital para un análisis de sangre y orina. Una vez aquí nos atendieron bastante rápido. La pediatra exploró a Mateo una vez más y la enfermera se lo llevó a un cuartito para hacerle las pruebas.
Si has conocido a Mateo, sabes que es un bebé muy relajado, para nada llorón… Los gritos que salían de ese pequeño cuarto eran lo suficientemente fuertes como para hacer que cualquier madre se retorciera en su silla. Mi corazón nunca había sentido tanto dolor. Nunca. Cuando vi a mi pequeño de dos meses con una vía en el brazo, me entró el pánico. El bebé estaba ahora bajo observación con un examen de infección de orina que dio positivo. De repente comencé a sentirme enferma yo también. Todavía no sé cómo pasó pero terminé en urgencias con una gastroenteritis esa misma noche. Papá se quedó con el bebé y me tuve que ir a casa. Esa ha sido la noche más larga de mi vida.
La mañana siguiente ya me sentía mejor, mucho mejor. Hice un trato con mi cuerpo. “No te puedes enfermar y no te vas enfermar. Tienes que cuidar de un bebé.” Así que hemos llegado a la conclusión de que ahora que soy madre ya no puedo darme el lujo de enfermarme.

Anoche me quede en el hospital con Mateo, está muy activo, comiendo, jugando y yendo al baño como debería. De todos modos fue una noche muy dura!

Al amanecer empecé a pensar en todos los bebés enfermos. No sólo en nuestro piso, pero alrededor del mundo. Y entendí en ese instante que el dolor que esos padres deben estar pasando cada día no se puede explicar,sólo sentirse. Como un bloque de cemento directo al pecho.

Mientras miraba hacia fuera por la ventana del hospital me sentí agradecida. Que aunque ahora mismo estamos en el hospital, Mateo está bien y lo seguirá estando.

Pido y envío mi más fuerte energía positiva a toda las familias y bebés quienes más lo necesitan. Y deseo para ellos que pronto puedan, al igual que yo, mirar hacia fuera desde la habitación del hospital con gratitud.

Un pensamiento en “El bebé está hospitalizado; crónicas de unos padres primerizos. 

  1. Pingback: The baby is hospitalized; confessions of first time parents.  | La Senorita Prym

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: