Viajar en pareja, por primera vez…

Siempre he pensado que no conoces realmente a alguien hasta que no viajas con ellos. En situaciones difíciles puedes ver como una persona se transforma quizás para mal. Por eso viajar en pareja puede ser un reto en sí. El GPS no va (y él entra en estado de histeria colectiva), de repente te das cuenta que llevas exceso de equipaje o que os habéis salido de presupuesto. Cosas que parecen tonterías vistas desde fuera pueden añadir minutos de tensión o dañar el viaje si así lo permites.

Con esto en mente, te ayudamos a evitar pasar un mal rato, resumiendo lo que nos ha enseñado la vida en 4 puntos:

1.Empaca teniendo en mente a donde vais. Si vuestro destino es la playa, entonces evita empacar vestidos brillosos de noche o tacones con swarovski (A no ser claro que valláis a St. Tropez como invitados especiales de P. Daddy). Siempre intento llevar piezas claves que no ocupen mucho espacio y que no requieran planchado para lucir fabulosas. Vestidos frescos y colores brillantes nunca fallan para un destino playero (suponiendo que vamos al mar). * Si os gusta la aventura no dudéis en empacar unas zapatillas “versatiles”. Si sientes que eres muy fashionista para las zapatillas, piensatelo dos veces antes de estresar los pies con el calzado equivocado. Existen un sin número de modelos y estilos super cool que evitarán que tengas pies poco atractivos a la larga.

2. Encuentra el momento para desconectar.Para mi es muy importante conocer lugares nuevos y claro está, siempre me apetece tomar alguna foto de recuerdo (o para Facebook, instagram, twitter, etc…) pero trato de    hacer el esfuerzo de desconectar, más aún si viajo en pareja. A veces parece más importante etiquetar donde habéis estado que estar presente en el momento que estáis viviendo. Algo que hacemos (mi chico y yo) a menudo es tomar la foto, vivir la experiencia y si no estamos en otra cosa colgar la foto una vez estamos en el hotel. Siempre dejamos la selección con las mejores fotos para la vuelta, así escogemos con calma y no desaprovechamos el momento. Es más divertido así.

3.Prioriza en el presupuesto del viaje. Si estáis viajando con un presupuesto en mente, he aprendido que lo mejor que puedes hacer es ahorrar en lo que menos os importa para poder gastar en los caprichos que más os apetezcan o para hacer cosas que una vez regresen a casa ya no puedan hacer. Una cena lujosa en algún “spot” frente al mar, un paseo en barco, tomar unas copas viendo el atardecer en un lugar exclusivo, probablemente te causen más satisfacción que desayunar todos los días mimosas y frittatas de langosta con caviar (al estilo Le Parker Meridien en NYC) para luego tener que escatimar en la cena y conformaros con un burger. Ahora, si vuestro presupuesto es ilimitado, entonces ignora todo lo que te he dicho y que vengan las mimosas.

4.Escojan el destino Si no eres una persona amante de la aventura y el sí (o viceversa) lo mejor es que tratéis de buscar un punto medio donde los dos podáis disfrutar. Si uno de los dos accede a ir a un viaje en el cual la mayoría de las actividades son físicas y a la otra persona le apetece descansar es inevitable que terminen discutiendo. Mejor prever estas cosas antes de abordar el avión. Recuerda, nadie quiere estar de viaje con una persona al lado que no para de quejarse por todo.

Sin importar a qué destino te lleve tu espíritu aventurero y el presupuesto en tu bolsillo, no olvides vivir la experiencia; al final eso no tiene precio.

Viajar en pareja 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s