…Ella no perdió su batalla contra el cáncer.

she didn't lose her battle

Me ha costado meses sentarme a continuar con el blog. En parte porque este post es uno de los más difíciles que escribiré en mi vida y sinceramente no sabía por donde empezar.

Hecho: Mi abuela tenía cáncer terminal. Ella siempre me había dicho que, dado el caso que fuese diagnosticada con cáncer, nunca se haría quimioterapia. Había visto a una prima pasar el proceso tan difícil y tenia claro que nunca quería experimentar esto.

Después de ir con ella a la cita donde fue diagnosticada, accedió a empezar la quimioterapia. Creo que ella pensaba que era lo que nosotros queríamos ( mi papá y yo). Un intento desesperado de prolongar su vida sin que ella realmente estuviese viviendo.

Hecho: Por supuesto que no quería que ella muriese, no así. Porque así?

Así que el próximo día, temprano en la mañana, ella siempre se levantaba a hacer café. (El mejor café que jamás probarías). Yo estaba leyendo sobre la quimo y le pregunte:” Estás segura que quieres hacer esto? Quiero decir, Lo estás haciendo por ti o por nosotros? A lo que ella me contestó:” Bueno se que es lo que ustedes esperan de mi.” Le dije tata: “Si no es no lo que quieres en tu corazón, si no es algo de lo que estás absolutamente segura yo te apoyaré si dices que no. Miraremos otras alternativas, medicina natural, lo que sea, vamos a estar contigo cada paso.

Ella cogió el teléfono y llamó para cancelar la cita que le habían dado para empezar la quimo. Su semblante me decía que se había quitado un peso de encima. Por primera vez iba a hacer algo en su vida solamente para ella.

Hecho: Mi abuela murió dos meses después, en paz, rodeada de las personas que la amaban que ella amaba. Se quedó dormida en su cama, en su apartamento, todos estaban con ella, excepto yo. Había tenido que regresar a España a terminar mi tesis. De todos métodos tuve que regresar de emergencia cuando supe la noticia.

No pude despedirme de ella. No pude abrazarla por última vez. No pude ni siquiera escuchar su voz. Esa noche cuando llame a casa ella estaba muy cansada, así que quede en llamar de vuelta al día siguiente.

Hecho: Esa noche tuve un sueño sobre ella. En el fondo escuchaba una canción que le gustaba mucho. Pienso en ella todos los días. Y muy a menudo me llega ese sentimiento de que no la he llamado y ahí me doy cuenta de que no puedo.

Extraño sus consejos, extraño todo sobre ella.La única manera en que encuentro paz y consuelo es cuando pongo esa canción y siento que ella me habla a través de ella.

Mi abuela no perdió su batalla contra el cáncer. Ella se fue bajo sus propios términos, como ella lo quería, en paz, sin dolor, mientras dormía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: